Translate

domingo, 4 de enero de 2015

LOS MÉDICOS DEL APOCALIPSIS

La Crisis del siglo XIV fue solo el comienzo de un periodo de cambio, un cambio radical que supone la decadencia, pero eso sí, también innovaciones y una renovación de las estructuras básicas. Este periodo de crisis tiene un telón de fondo muy terrorífico: la Peste Negra. Una enfermedad que asolaba países enteros, todos eran alcanzados por las epidemias de peste, y los médicos de la época no daban con una solución. Pero hubo innovaciones para paliarla un poco, es el caso de los médicos de pico de ave.


Los datos de mortandad sobre la Peste Negra son muy dispares pero en total pudo matar a unos 26 millones de personas. Una enfermedad que tiene un nivel de mortalidad tan elevado no debe de ser fácil de atrapar y destruir, por ello los médicos del momento no daban abasto a la hora de buscar remedios. Durante los años 1656-1658, Europa vivía unos brotes de peste, sífilis, sarna y tifus, una autentica pesadilla. Si nos ponemos en la piel de los galenos de esos años o incluso de los siglos anteriores donde la medicina es muy rudimentaria, donde el experimentar con la muerte daba las soluciones para la vida, donde cada médico sagaz debía de jugarse su propio pellejo y el de otros para innovar, esos hombres que a ciegas basaban sus estudios en su política mecanicista. Resulta difícil dar con un remedio único, por ello si no podían proteger a los demás del contagio pues se protegerían ellos mismos.

En Roma, en el siglo XVII, los médicos creían que las plagas y epidemias se transmitían a través de las aves, las cuales portaban el gen virulento, por ello el vestirse como pájaros podría ser un remedio claro para que la muerte pasara de largo al cruzarse con ellos.

Vestidos con un abrigo de cuero negro, largo, hasta los tobillos, con guantes negros de cuero, un sombrero de ala ancha negro, botas de piel y una máscara, una terrible máscara puntiaguda a modo de pico de ave donde en su interior se metían perfumes o sustancias con sabor para no respirar la fetidez que los moribundos soltaban. Era como una especie de máscara de gas, pero mucho más rudimentaria. Una lentes de vidrio rojo acompañaban a la máscara, toda precaución es poca para evitar filtraciones de las plagas. Así son los médicos de la peste, precavidos, atentos y terroríficos. Llevaban consigo un bastón blanco, con un reloj de arena en lo alto para examinar a los pacientes. Esta vestimenta fue inventada por el doctor Charles de L’Orme.

Es una enorme contradicción todo esto, persona que estudian para salvar vidas, persona que dedican su vida a ayudar a los demás, y tras tantas precauciones y esa vestimenta inusual se convirtieron en la imagen de la muerte. Los que se cruzaban en su camino huían despavoridos por el terror que sentían al presenciar a esas aves del Apocalipsis. Un ejemplo de estos médicos de la muerte fue el doctor Giovanni de Ventura, doctor de la plaga de la ciudad de Pavía, fue contratado para tratar a los pacientes de peste. Su salario era de 34 florines al mes.

Este tipo de médicos son contratados en ocasiones especiales, no todos los doctores vestían así, eran como una especie de gremio que actuaba en situaciones límite. Eran contratados en casos de extrema necesidad como pueblos infectados o altos cargos asolados por las plagas. Sus métodos eran poco ortodoxos y muy desagradables como las sangrías o el tratamiento de las infecciones con sanguijuelas puestas en los bubones. Métodos que veían realizar los familiares de los infectados, no podían tener relación de ningún tipo con el doctor de la muerte, ni podían hablar con él ni tener contacto físico, solo fiarse de sus expertos cuidados.

En definitiva, la imagen del médico suele ser de alguien que inspire confianza y tranquilidad al paciente pues en este caso todo lo contrario, el miedo y la incertidumbre enmarcaban la figura del médico de la muerte, el ave del Apocalipsis.



Por JESÚS CAMPOS MÁRQUEZ
Estudiante de Historia en la Universidad de Sevilla